Carta oberta del director del Brunch-in The Park

François Jozic, director del Brunch-in The Park

Carta oberta del director del Brunch-in The Park

Soy belga. Vengo de una ciudad industrial que se llama Liege (Lieja en castellano)

Es una ciudad humilde de Wallonia de 200.000 personas, algo similar a la población de Sants, que tuvo su época gloriosa durante la revolución industrial en el siglo XIX por la explotación minera en minas de carbón y hierro. Hasta los años 60, la región de Lieja era un orgullo para todo el país. Era rica y muchos inmigrantes vinieron a trabajar; italianos, marroquís, o yugoslavos, como mi abuelo que me dio mi apellido: Jozic.

A finales de los 60, a pesar de los muertos en las minas, de las huelgas infinitas, repetidas y muy duras, empezaron a cerrar todas las minas de Lieja y acabaron por ser dinamitadas en los años 80.

De pequeño, para ir a la escuela, pasaba al lado de esas montañas negras, los escoriales, como muchos de vosotros pasaban al lado de la 3 chimeneas, otro símbolo de un esplendor industrial, olvidado, en otro lugar del mundo. Aquí en Poble-sec.

Os cuento esta historia porque soy extranjero, pero aquí me siento en casa. Probablemente porque compartimos un trozo de historia parecido.

Aquí, en este barrio, reconozco la humildad y la simplicidad de mi gente. Te sonríen de la misma manera, te dan la mano de la misma manera, se enfadan de la misma manera directa, te hablan con la misma franqueza, observándote para ver si tú, el guiri, entiendes algo de cómo funciona este barrio, de cómo piensa la gente de este barrio, de cómo se mezclan las culturas en este barrio.

Aquí me siento en casa. El Brunch nació aquí en Montjuic hace 7 años, y ya no se si es una coincidencia.

Hoy, en nombre del Brunch, os quiero dar las gracias por vuestra paciencia, por vuestra tolerancia, el Brunch fue un niño del barrio bastante turbulento, ruidoso, irrespectuoso a veces; pero ha crecido, ha ganado madurez, y hoy como joven adulto quiere devolver a esta comunidad que tanto le ha dado.

Por eso desde hace un tiempo ya estamos colaborando con asociaciones del barrio, ayudando a Bona Voluntat en Acció, patrocinando el club de fútbol APA Poble Sec, repartiendo comida con Fundació Social Fooding, ya llevamos 6000 kg de comida donada a la gente más humilde del barrio, pero quiere, queremos, hacer más: ayudar a las entidades del barrio con material para sus actos y para la fiesta mayor, crear más huertos urbanos destinando parte de la recogida a la Fundació Social Fooding, promover actividades culturales relacionadas con expresiones artísticas y musicales, ofrecer más trabajo a los jóvenes del barrio, promover más acciones de sostenibilidad dentro y fuera del festival, entre otras cosas. Y por eso y para ello, esperamos poder quedarnos mucho más tiempo en Montjuïc.

Compartir: